Aprende a cuidar los detalles

Pasas buena parte de tu vida preguntándote:

¿Cuál es la fórmula mágica de la felicidad?

De seguro esa pregunta ha pasado por tu cabeza muchas veces y tal vez en pocas lograste encontrar una respuesta.

¿Sabes por qué?

Realmente no existe una fórmula mágica para hacer las cosas bien y que eso te dé un buen resultado, sin embargo, a todas luces es preferible hacer algo por lograr que suceda, a quedarse sentado en el sofá esperando que pase.

No se trata de magia o conductas extrañas, todo tiene que ver con tu voluntad; es decir, que seas capaz de poner por encima de muchas cosas, esas ganas que tienes de alcanzar tus metas y salir adelante.

 ¿Cuál es el truco de la felicidad?

Resulta que el asunto es más sencillo de lo que se cree. Ser feliz, exitoso, sentirte satisfecho con lo que logras, es realmente muy fácil; solo debes trabajar en cuidar los detalles.

Estar pendiente de qué es lo que sucede a tu alrededor, cuáles son los atributos de tu personalidad que pueden ayudarte a cruzar la línea de meta y qué debes hacer para lograrlo.

Todo se trata de prestar atención a los detalles.

Es casi como hacer el trabajo igual que las hormigas, poco a poco, paso a paso, hoja por hoja, de esta manera lograrás tus objetivos.

Todo esto trae como consecuencia dos muy buenas noticias:

La primera: solo el camino que recorres para llegar a la cima te enseñará mucho.

La segunda: el éxito es convertirte en la persona que realmente quisiste ser y haber aprendido de ello en el camino.

Entonces, cuida los detalles. Analiza tus movimientos, controla tus emociones y prepárate para sonreír.

Luz Stella Solano M.

¿Necesitas más información?