Cómo sentirte seguro aunque en realidad no lo estés

Cómo sentirte seguro aunque en realidad no lo estés

¿Has tenido momentos en tu vida en los que sientes que eres un impostor?

Solo finges estar bien pero en realidad te sientes inconforme con todo lo que haces, esa incertidumbre puede llegar hasta ti sin importar lo mucho que trabajes en tu actitud, porque de nada sirve si no estás seguro de todo lo que puedes lograr con solo querer hacerlo. Esto es lo que te dará confianza la próxima vez que debas intentarlo.

La ciencia ha demostrado que la filosofía de “fingir hasta que suceda” da resultados.

Así que si aún no tienes lo que deseas haz que pase y actúa de la misma manera. Por lo menos cuando llegue ya sabrás cómo comportarte.

No busques la aprobación de otros y cuida con quien compartes tus planes y proyectos ya que a veces contarlos en vez de aumentar tu seguridad puede hacer que ocurra todo lo contrario y las opiniones de los demás te llenen de dudas.

Identifica tus áreas críticas y trabaja en ellas, busca qué necesitas aprender y cómo hacerlo, eso te ayudará a sentirte más seguro, el conocimiento es poder y siempre será una ventaja.

Aprende a aprender rápido, esto también te ayudará, te hará más analítico y perceptivo.

Evita los conflictos y polémicas, pueden hacerte dudar y restarte en el camino que ya has avanzado.

Cultiva tu sentido del humor, una persona simpática y sonriente demuestra seguridad y confianza, además al sonreír mandas un mensaje al cerebro que le hace sentir que todo va bien, aunque no sea cierto.

No trates de aparentar algo que no eres ni venderte como superior.

Recuerda siempre que nadie está 100% seguro de sí mismo, todos tienen sus dudas y vergüenzas así que estás jugando en el mismo terreno que ellos.

Así que relájate, atrévete y lánzate quizás con tus errores estés ayudando a otro a sentirse mejor consigo mismo.

Luz Stella Solano M.

Cómo marcar la diferencia en el mundo

Cómo marcar la diferencia en el mundo

Tú tienes el potencial de hacer la diferencia, tienes la capacidad de crear un mundo mejor. Para empezar a hacerlo el único requisito es despertar e intentarlo y son muchas las acciones que puedes poner en práctica hoy mismo:

  • Comparte tus ideas, existen muchos temas de los que hablar para crear consciencia o generar impacto en otros. Las redes sociales son un excelente espacio para ello, empieza a usarlas con un objetivo. ¿Qué podrías compartir con tu comunidad digital? ¿Qué mensaje te gustaría enviar?
  • Enfócate en lo que puedas manejar y deja de preocuparte por aquello en lo que no puedes hacer nada. El mundo está lleno de problemas, accidentes, malas noticias y asuntos sin resolver. ¿No crees que podrías hacer la diferencia comenzando por resolver tus propios dilemas? Encárgate de ti y define un rango de acción, si cada quien hiciera lo mismo el mundo estaría mejor, empieza tú.
  • Sé un líder y da el mejor ejemplo, porque no hay mejor forma de influenciar a otros que haciendo las cosas uno mismo. Es primordial para ti adoptar una actitud mental positiva y comenzar a generar cambios con tu buen ejemplo. Cuando lo haces desarrollas un sentido de optimismo que se expande y multiplica a quien te rodea.
  • Nunca te rindas, no pienses que es imposible hacer un cambio en el mundo, es lo que todos han pensado antes de lograrlo. La verdad es que si puedes conseguirlo si trabajas en ello día a día. Cada vez que sales a la calle y das lo mejor de ti, estás cambiando al mundo, imagínate si logras que todo tu círculo de amigos piense igual y a su vez contagien a sus amigos. Piensa que siempre hay esperanza, esto te ayuda a seguir cuando las cosas parecen complicadas o más difíciles de lo habitual.
  • Cuando piensas en el otro en vez de en ti, al crear consciencia sobre una problemática y ocuparte de tus asuntos haces al mundo menos complicado.

Sigue adelante y piensa que te has apuntado para un maratón, es una carrera larga en la que no se trata solo de velocidad, cada paso cuenta, ¡Comienza ahora!.

Luz Stella Solano M.

Aprende a ganar confianza como emprendedor

Aprende a ganar confianza como emprendedor

La idea de iniciar un negocio puede ser atemorizante al principio, tus conocimientos son básicos, desconoces el mercado y cada paso que das parece desviarte de tu meta.

Sentirte apasionado por lo que haces no parece ser suficiente para creer que tendrás éxito en lo que emprendas y además de eso poder manejarlo.

El más grande obstáculo para todo emprendedor es la poca confianza en sí mismo y no creas que puedes liberarte de ello tan fácilmente necesitarás trabajar para lograrlo.

La falta de fe en ti te detiene al momento de tomar las acciones necesarias que quieres y necesitas hacer para comenzar. Te impide decirte sí a ti mismo y dar los pasos necesarios para avanzar, por lo que no puedes permitir que forme parte de tu ADN.

La confianza se da una vez que empiezas a amar la persona que eres, cuando valoras tu perspectiva de ti mismo, sin juicios, ni comparaciones.

Llega al abrazar tus dones naturales, reconocerlos y valorarlos para empezar a trabajar de la mano con eso que eres, para comenzar a descubrir tu talento y vocación.

Con ese conocimiento entiendes que tienes algo valioso que ofrecer a los demás, que merece la pena ser visto, escuchado y apreciado.

Puedes regalarles alegrías a otros, satisfacer alguna necesidad o resolver un problema.

Eso te da la confianza en ti mismo y te permitirá entender lo poderoso que puedes llegar a ser. Lo lejos serán capaces de llegar tus ideas y el potencial que posees para seguir creciendo si empiezas a creer en ti.

Deberás trabajar en esa confianza cada día, pero lo mejor es que una vez que nace se alimenta y crece continuamente. Haciendo que descubras una nueva parte de ti que de seguro te sorprenderá.

Anímate a trabajar en ella, no te arrepentirás.

Luz Stella Solano M.

¿Cómo mantenerte positivo en una situación negativa?

¿Cómo mantenerte positivo en una situación negativa?

Hay momentos abrumadores que nublan tu buen juicio y te impiden tomar las decisiones correctas, pueden ser eventos repentinos, personas o condiciones con las que debes aprender a vivir.

Pero…  ¿Qué puedes hacer al respecto para no dejarte llevar por la ola de la negatividad?

¿Cómo sobreponerse a la adversidad?

Es allí donde los grandes destacan y se reconocen.

Lo primero que necesitas hacer para lograrlo es detenerte y preguntarte ¿vale la pena preocuparme por esta situación?

Es probable que tu reacción no haya sido la más adecuada y el tema no requiera tanta atención como la que le estás dando.

El primer paso es darte cuenta de ello, luego decidir qué hacer.

Una vez que identifiques el evento puedes preguntarte ¿qué lección puedo aprender de esto?

Seguramente podrás manejarlo mejor la próxima vez que pase o quizá salga algo bueno de la situación como por ejemplo alguna nueva amistad o un buen consejo.

Ante cualquier adversidad pregúntate ¿qué puedo obtener positivo de este momento? Siempre habrá algo en cada experiencia de la vida que pueda regalarte algo bueno por pequeño que sea.

¿Cómo esto te hará una mejor persona? detalla cuales habilidades en particular desarrollaste durante este proceso. Con esto podrás saber cómo manejar mejor una situación similar en el futuro o cómo evitar caer en ella.

Por supuesto hay muchas cosas que se encuentran fuera de nuestro control aunque hay muchas medidas preventivas que se pueden tomar.

Lo importante está en no centrar tu atención en el problema sino enfocarte en aquellos aspectos que pueden hacerte crecer.

Da un paso a un lado y sal un poco de la situación desde afuera podrás ver las cosas con mayor claridad y porque no darte cuenta que quizá tienes algo de responsabilidad y estás tomando el papel de víctima.

Cambia rápidamente ese rol y trata de emprender acciones que te hagan salir de allí.

Cuando menos lo esperes aquella situación negativa estará fuera de tu vida, quizás porque haya pasado o el problema ya esté resuelto.

Pero también porque modificaste tu percepción acerca de ella.

¡No dejes que una mala experiencia te bloquee!

Luz Stella Solano M.

Técnicas para ser más asertivo

Técnicas para ser más asertivo

La asertividad es totalmente necesaria en diversas ocasiones como por ejemplo, hablar ante un público, escribir, expresar tus ideas, tomar decisiones, relacionarte con los demás o incluso para poner en orden tus propios pensamientos.

Aunque ¿De qué se trata? ¿Cómo se hace? ¿Cómo se practica?

La asertividad es una cualidad que te permite pensar, actuar y expresarte de la manera correcta en el momento adecuado y como toda cualidad la única manera de entrenar es haciéndolo mal a la primera y luego corregir.

Existen algunas técnicas que puedes usar para que no te vaya tan mal en ese entrenamiento:

Comienza expresando de manera clara y precisa lo que sientas cuando tengas la oportunidad, si sientes tristeza, alegría, incomodidad o miedo no te reprimas, dilo y ya verás cómo esto puede ayudar en tus relaciones.

Decir lo que deseas hacer sin sentir culpa o remordimiento por ello, está bien querer comer dos hamburguesas si están sabrosas o ir a hacer ejercicio mientras todos quieren dormir.

Ponerte en el lugar del otro y compadecerte de su situación pero a la vez ser firme en tu posición es un gran ejercicio para ser asertivo. Puedes entender que tu hijo no quiera hacer la tarea porque se siente cansado o simplemente no le gusta, pero igual debe cumplir con sus deberes.

Intentar aclarar cualquier situación que te parezca dudosa es otra buena técnica de asertividad. Si alguien te respondió de manera hostil o notas algún comportamiento extraño, busca una explicación de lo que ocurrió. Te permitirá saber qué pasó o si solo fue tu percepción al respecto.

Toma en cuenta estas prácticas y verás que cuando más lo necesites el genio de la asertividad saldrá en tu ayuda.

Luz Stella Solano M.

¿Necesitas más información?