Los seres humanos queremos tener el control de nuestra vida y aunque esto parece verdaderamente sencillo, en realidad muchas personas no lo logran. La vida se nos convierte en un misterio que no podemos descifrar, en el cual constantemente estamos buscando respuestas. Queremos acabar con los miedos, con las angustias y preocupaciones, pero no sabemos cómo hacerlo.

Deseamos satisfacción en todos los aspectos de la vida, tener felicidad y bienestar constante y estar en paz; sin embargo la vida nos va presentando diferentes dificultades:

De relaciones: los problemas de relaciones se identifican fácilmente, simplemente tenemos conflictos con las personas, discutimos con frecuencia, nos ofuscamos, queremos imponer nuestros gustos o creencias a otros, en fin nuestras relaciones son difíciles o tormentosas ya sea con una o con varias personas.

De salud: padecemos de alguna enfermedad que se manifiesta de forma continua o reiterada, nuestra salud se encuentra deteriorada o peor aun cuando tenemos varias enfermedades simultáneamente

De economía: no tenemos el dinero suficiente para satisfacer nuestras necesidades básicas, vivimos en escasez con el temor y la tensión constantes de no poder cumplir nuestros compromisos financieros.
De adaptación: cuando nos cuesta trabajo llegar a sitios o lugares nuevos, tratar con gente desconocida, o aceptar cambios de trabajo, de vivienda, de acciones y pensamientos.

Estas dificultades, nos muestran algo claro y definitivo, necesitamos un cambio, hay algo que no funciona y que es indispensable cambiar. El cambio se inicia cuando nos abrimos a una nueva información y la mente se coloca en estado de apertura, permitiendo que entren nuevas ideas, conceptos novedosos e incluso revolucionarios para el momento, parámetros y formas diferentes de pensamiento.

El ser humano a lo largo de su historia ha buscado incansablemente la felicidad. Unos la buscan a través del dinero, otros de una realización personal, ejerciendo una carrera profesional, otros a través del poder, otros piensan encontrarla en una relación ideal con la pareja perfecta, otros siendo padres o madres. Hay quienes consideran que felicidad es éxito profesional, prestigio y poder económico. En fin existe una diversidad de caminos para escoger que nos pueden llevar a la tan anhelada felicidad.

En realidad podríamos decir que la unión de todos estos deseos internos existentes en el ser humano sería el paquete completo que conforma la felicidad. Algo así como una especie de baúl del tesoro, donde se encuentran todos los elementos necesarios para que una persona se sienta feliz.

Estos son sólo paradigmas mentales creados por la cultura. Vivimos en una sociedad que centra la felicidad en las posesiones, el control y el poder; cuando en realidad la felicidad es algo completamente diferente. La realización de todos nuestros deseos y la felicidad son un resultado de nuestros pensamientos.

Pero ¿Qué es el pensamiento? Es evidente que el pensamiento es una de las grandes incógnitas que han inquietado al hombre. No podemos analizarlo en el microscopio, tampoco podemos verlo o tocarlo. Sin embargo podemos saber cómo trabaja.

En realidad no tenemos una certeza absoluta de qué es el pensamiento, pero si sabemos que es una fuerza infinita, aún desconocida para nosotros. En términos científicos se puede definir el pensamiento como una onda de frecuencia variable dimensional, que elaboramos o percibimos mental y espiritualmente.

Un pensamiento es una onda, es un canal de transmisión dimensional a través del cual viaja la información del Universo. Por esta razón podemos asegurar sin lugar a equivocarnos que el pensamiento une todos los niveles de manifestación del universo, une todas las dimensiones y todas las frecuencias vibratorias.

La totalidad de la información del universo está depositada en lo que llamamos el absoluto inmanifestado, fuente creadora o poder infinito creador, “Dios”.

El pensamiento lo podemos aplicar de mil formas, es un poder infinito en nuestro interior, que nos puede elevar, curar, inspirar, guiar, dirigir y colocarnos en el camino simple y sencillo de una vida llena de satisfacciones y felicidad. Nuestro pensamiento nos puede llevar a la libertad, la paz mental, la armonía y la alegría, generando en nosotros una vida llena de éxito, satisfacción, abundancia y prosperidad.

Algunas personas van por la vida, llenas de angustia, sufrimiento y dolor, otras viven una silenciosa desesperación, sus vidas son mediocres, aburridas, llenas de enfermedades y preocupaciones. Parece ser que no tienen la capacidad de enfrentar la vida de manera triunfal y victoriosa, no asumen sus propios resultados, por el contrario van en busca de culpables de su desdicha, están totalmente convencidos que su sufrimiento está originado en algo externo a ellos.

Estas personas no aceptan, no fluyen, se niegan rotundamente a enfrentar los retos que la vida les ofrece para aprender y obtener sus propias recompensas llenas de satisfacción. No agradecen ni valoran nada de lo que tienen, viven con el temor de perder sus posesiones y relaciones y por consiguiente no disfrutan nada.

Por el contrario existen otras personas que son exitosas, están siempre alegres y serenas, viven en armonía con el mundo que los rodea, sus relaciones son excelentes, su salud es magnífica, tienen abundancia, riqueza e irradian mucha felicidad.

Si hacemos una investigación para encontrar en donde radica la diferencia entre estos dos grupos tan diferentes de personas, encontramos una sola respuesta. Unas tienen la capacidad de dirigir sus pensamientos hacia cosas positivas, de adaptarse con facilidad, de fluir con la vida, mientras que otras luchan contra ella, en un empeño inútil de conseguir cambiar el mundo y las personas que lo habitan.

Sus pensamientos son oscuros, pesimistas y tristes. Mentalmente se quejan de todo cuanto tienen y existe, de cómo son las cosas y sufren porque las personas no se comportan como a ellos les parece. Mientras que las otras no pierden su tiempo inútilmente en luchas y quejas, sino más bien lo emplean en usar siempre pensamientos alegres, reconfortantes y positivos.

La capacidad mental del ser humano para utilizar y aprovechar sabiamente su maravilloso potencial de pensamiento, está determinado por las leyes del universo, por su propio nivel de evolución y por las correspondencias externas, dentro de las cuales actúa cada persona.

El pensamiento es una herramienta poderosa que el universo puso a nuestra disposición y servicio, pero puede ser empleada de forma positiva o negativa. La forma en que cada uno decida utilizarla está directamente relacionada a su nivel de sabiduría o de ignorancia.

ÚLTIMOS RELACIONADOS

Vivir en armonía

Lograr estar en paz consigo mismo es lograr un equilibro emocional, en tus pensamientos y en tus acciones vivir en paz  es experimentar energia positiva, es ser felices.

La Diosa Consciente

El día de la mujer más que una celebración es una conmemoración, son dos palabras diferentes que no son precisamente sinónimos completos. Celebrar es sinónimo de festejar, es mostrar o sentir alegría por algo. Conmemorar encierra en su estructura interna el concepto...

Las heridas en el inconsciente

Para poder amar a los demás y valorar todos los eventos que nos ocurren en este mundo, necesitamos primero amarnos y aceptarnos nosotros mismos; tenemos que conocernos y comprendernos. Todo empieza con ser honestos con nosotros mismos, con nuestro propio ser!!. Muchas...

El proceso de enamoramiento

"La apariencia de las cosas cambia de acuerdo con las emociones, y veremos belleza y magia en ellas mientras exista realmente la belleza y la magia en nosotros " Nueva Humanidad Kahlil Gibran Todo empieza con la experimentación de un sentimiento de atracción hacia...

Síguenos