Cuando afirmas “Así soy yo y nada me va a cambiar” estás afirmando que eres un ser estático y rígido, sin posibilidades de cambio que además estás aferrado a una creencia que te define como una grabación prefabricada que ni siquiera es propia.

Cuando dices “así soy yo” y como consecuencia de tu forma de ser, tienes resultados desastrosos en tu vida, estás haciendo referencia a las creencias culturales del entorno donde creciste, de tus padres y profesores, a una plantilla cerebral o patrón de las estructuras sociales y religiosas existentes, a las huellas imborrables de una educación arcaica que recibiste y que te dejaron marcado desde el vientre materno.

El ego como identidad propia no existe, obedece a unos patrones preestablecidos, la personalidad se fue creando paso a paso mediante la repetición constante de creencias limitantes que se van trasmitiendo de generación en generación. Los hábitos, las interpretaciones y las percepciones de aquellos que tenías a tu alrededor durante la infancia, grabaron en el disco duro de tu mente inocente el paquete completo de miedos, juicios y expectativas, sin que pudieras hacer nada para impedir que esto sucediera.

Posteriormente con el transcurrir del tiempo te creíste el cuento de que el paquete era tuyo, te apropiaste de él y lo usas permanentemente sin darte cuenta que no es tuyo, no te pertenece. Entonces si no es tuyo ¿Cómo puedes pensar que no es posible cambiarlo?

La vida es cambio, es movimiento y renovación constante y cuando no fluyes con el cambio, corres el riesgo de quedarte anclado dentro de un sistema de creencias limitantes y absurdas.

El crecimiento interno es la expresión de ser capaz de ir al encuentro de la liberación, de hallar mayor satisfacción en lo que haces sin que tengas que obedecer a viejos patrones preestablecidos, es encontrar verdades que superan los conceptos y que te permiten encontrar el amor dentro de ti para brindarlo sin condiciones a toda la humanidad.

Estos contrastes permiten que ocurra el milagro del crecimiento interno, un contraste es una situación que se te presenta de una manera inesperada y de forma completamente diferente a lo previsto. Los contrastes existentes entre lo que la cultura te ha enseñado y lo que tu ser interior te dicta, son los que se encargan de abrirte el camino que finalmente te conducirá hacia la verdad de la sabiduría y el amor.

Cuando estés atascado no te preocupes que el universo siempre tiene planes para todos, así que se encargará de provocar una crisis para romper tus viejas estructuras y forzarte a avanzar más allá de ti mismo e incluso a pesar de ti mismo. Crisis puede significar contraste, reajuste, encontrar nuevas formas de percibir y revaluar los hábitos y las creencias obsoletas.

Si estás encadenado a condiciones internas o externas que te niegas a ver, que no aceptas y rechazas enérgicamente, puedes tener la certeza de que la vida tiene un plan perfecto para ti, se encargará de provocar una crisis y crear todos los contrastes necesarios que te lleven a romper tus viejas estructuras y forzarte a avanzar, aunque no quieras. Cuando te encuentras dentro de un conflicto que no quieres ver o no estás interesado en resolver, porque estás en un estado de relativa comodidad, el único camino que hay para que despiertes es una crisis, un evento inesperado que haga impacto en tu vida, que te obligue a cuestionarte, a buscar información diferente que te permita desinstalar las viejas creencias y formas de operar, e instalar nuevas más armónicas, relajadas y amorosas.

A este proceso se le llama crecimiento interno; todos sin posibilidad de escapatoria llegaremos a él, por caminos diferentes, unos con aprendizajes más fuertes y dolorosos, otros quizás necesitan crisis menores porque ya han recorrido con anterioridad parte del camino, pero todos enfrentaremos múltiples contrastes. Ante cada contraste puedes elegir rechazarlo o comprenderlo, sin embargo ten claro que el rechazo conduce a sufrir y agravar las cosas, mientras que el camino de la comprensión conduce a superarnos y manejar armónicamente cualquier situación. Crecimiento interno significa autosuperación.

La autosuperación es el reconocimiento de tu propia responsabilidad, de que eres el arquitecto de tu vida y de tu destino, el resultado de ti mismo. Entonces cuando eres el único responsable de cuanto sucede en tu vida no puedes echarle la culpa a nadie. Cuando intentas que los demás cambien para sentirte mejor no te estás superando a ti mismo, no hay crecimiento interno, te quedas donde estás y no avanzas. Crecimiento interno es avanzar por la senda del amor y la verdad para llegar a la sabiduría.

Luz Stella Solano Montes | Nueva HumanidadLuz Stella Solano M. 

ÚLTIMOS RELACIONADOS

Qué te regala la tecnología

Qué te regala la tecnología Leer es un placer, cualquier cosa positiva que hagas en pro de tener una buena jornada de lectura, servirá para aumentar ese placer, entonces ¿por qué no llevarlo a un nivel de satisfacción mayor? La tecnología es, sin duda alguna, la...

7 cosas muy positivas que puedes hacer cada mañana

7 cosas muy positivas que puedes hacer cada mañana Cada mañana es una nueva oportunidad para comenzar a vivir la vida que realmente deseas vivir. Por eso cultivar hábitos positivos en las primeras horas del día, es un comportamiento que te será de mucha utilidad en...

Vivir en armonía

Lograr estar en paz consigo mismo es lograr un equilibro emocional, en tus pensamientos y en tus acciones vivir en paz  es experimentar energia positiva, es ser felices.

La Diosa Consciente

El día de la mujer más que una celebración es una conmemoración, son dos palabras diferentes que no son precisamente sinónimos completos. Celebrar es sinónimo de festejar, es mostrar o sentir alegría por algo. Conmemorar encierra en su estructura interna el concepto...

Síguenos

 

¿Necesitas más información?