Hoy acepto los comportamientos ajenos equivocados sin juzgarlos, cuando otros se alteran, gritan, tiran la puerta al partir, golpean fuerte sobre la mesa, mienten o agreden solo los observo comprendiendo que no saben actuar diferente, los perdono, los amo y a cambio hago el firme propósito de servirles con amor y paz.  

Otros artículos de tu interés

Skip to content