Hoy lleno mi alma y mi corazón de amor y buena voluntad hacia los demás, de nada sirve tener los bolsillos llenos si el corazón está arrugado y se siente solitario. No existe peor pobreza que la incapacidad de servir al prójimo y la dureza de una mente vacía de amor.

Otros artículos de tu interés

Skip to content