Es el momento de estallar en luz, de
dejarnos fluir, de abrir el alma y
contagiar el universo con nuestros
destellos de luz, cada “LLAVE MAESTRA”
es un destello del alma.

somos como un diamante
gigante que emite destellos
de diferentes colores; que esos destellos
sean siempre más hermosos
y más grandes depende de cada
uno de nosotros.

hay que dejar que ese diamante
irradie, inunde, contagie; el amor
es lo más contagioso,
contagiémoslo.

Nuestra misión es iluminar y dar luz
sin importar lo que veamos
a nuestro alrededor.

Tomado del libro “De Regreso al Cielo” Página 23

Luz Stella Solano Montes | Nueva HumanidadLuz Stella Solano M. 

ÚLTIMOS RELACIONADOS

Ocho lecciones que te enseña un hijo

Un hijo es ese regalo maravilloso que la vida te dio para aprender a través de él grandes lecciones. No es tuyo, no te pertenece, solo fuiste un instrumento mediante el cual el vino a esta vida y solo te corresponde darle amor, servirle de guía y ser su ejemplo a...

La autoestima segunda parte

¿EN DÓNDE ESTA EL ORIGEN DE LA BAJA AUTOESTIMA? En  lo que nos rodea, a medida que nos desarrollamos desde que somos niños, la sociedad nos enseña a poner “etiquetas” de lo que está bien y de lo que  está mal, en muchos casos, sin tener en cuenta los...

Síguenos

 

¿Necesitas más información?