Si tus padres envejecen, no los abandones, ni de ellos te olvides,

Déjalos envejecer al igual que ellos te vieron crecer,

Ten con ellos la paciencia que un día te dieron y amor que siempre por ti sintieron,

Deja que te cuenten sus historias, ellos de niño escucharon las tuyas,

Deja que se diviertan con tonterías de viejos, en otra época para ellos fueron tus travesuras de niño.

Déjalos ganar, como tantas veces lo hicieron contigo.

Deja que se reúnan con sus amigos, ellos de niño te invitaron a hacerlo.

Jugar con sus nietos, es la alegría más grande de su frágil corazón.

Sentirse amado y necesitado es su mayor compensación, a los largos años de cuidados y amorosa dedicación.

Cuida sus objetos y sus viejos cachivaches, son el alimento de su alma y el pilar de sus recuerdos.

Cuando se equivoquen no te burles de ellos, cuando eras niño con amor corregían tus errores.

Regálales tiempo y atención, solo eso necesitan de ti, déjalos vivir y procura que sean felices en el último tramo de sus vidas, ellos te dieron la mano cuando iniciabas el camino de la tuya.

Compensar a nuestros padres es el más grande compromiso con la vida y el Creador, por los cuidados de ellos recibidos con amorosa paciencia y gran abnegación.

Disfrutar su presencia es una bendición que te invito a agradecer cada nuevo amanecer, pues un día partirán y ya nunca más podrás tener, el abrazo más cálido, la sonrisa más dulce y el beso más tierno que puedas recibir.

En su gran amor por ti, nunca hubo el menor asomo de interés, hacerte feliz y verte crecer era su única motivación y el motor que impulsaba su vida tratando siempre de darte lo mejor.

El amor de los padres jamás tendrá comparación, entregan a sus hijos su vida entera sin ninguna condición, su única retribución a tanta generosidad, es la dicha de sus triunfos y la bendición de su existencia.

En la vejez de nuestros padres, compensamos los cuidados y caricias recibidas, tener los padres vivos cuando somos adultos responsables es el gran regalo de la vida, que nos llena de alegría y no hay palabras que puedan describir la dicha de tenerlos o la tristeza de perderlos.

Luz Stella Solano Montes | Nueva HumanidadLuz Stella Solano M. 

ÚLTIMOS RELACIONADOS

Unidos por la paz de Colombia y el mundo

Unidos por la paz de Colombia y el mundo

El mundo esta conmocionado en este momento y en especial mi patria Colombia, nos sentimos limitados, como si viviéramos en un lugar donde murió la esperanza, indefensos a merced de movimientos e intenciones oscuras y desconocidas, donde no hay cómo salir de la pobreza...

Propósito 2914 Reflexión

Propósito 2914 Reflexión

Hoy reflexiono sobre mi vida y cada una de las acciones que realizo, la única manera de crecer es observar y reflexionar sobre mi forma de ser y actuar, la falta de reflexión es el camino a la destrucción, una esclavitud insoportable del ego que no permite avanzar por...

Síguenos

Skip to content