En el proceso de comprensión de las leyes que rigen este maravilloso universo en el cual no solo habitamos, sino que además somos una pieza importante y fundamental en él, es conveniente comprender que dichas leyes funcionan en dos sentidos, uno de ascenso y otro de descenso.

Dos sentidos

Las leyes funcionan en dos sentidos: uno que se encarga de dirigir el funcionamiento del universo y todas sus manifestaciones y el otro que maneja la comprensión de cómo opera todo este grandioso universo, no es lo mismo saber cómo funciona a comprender el por qué funciona de dicha manera.

En el primer sentido que es descendente se va de lo no físico hacia la materia para que se pueda producir la manifestación de aquello que llamamos Creación. En el segundo sentido que va en ascenso podemos reconocer la ley, empezar a descubrirla y posteriormente a comprenderla para poder llegar a niveles superiores.

En los niveles superiores logramos trascender las limitaciones de la materia, liberarnos tanto de la inocencia como de todos los procesos asociados a la ignorancia que producen dolor, enfermedad, sufrimiento, agresión, violencia y muerte.

El cielo de la vida

Las leyes correspondientes al triángulo superior o lo que llamamos el cielo de la vida, son la ley de amor, la de manifestación y la de polaridad, a ellas exclusivamente les concierne todo lo relacionado con la creación.

Las leyes del triángulo inferior que son la ley de naturaleza, armonía y correspondencia encargadas de la comprobación y existencia de estas, con su comprensión y aceptación. Por fuera de estos dos triángulos y en medio de ellos se encuentra la ley de evolución, encargada de servir de puente entre los dos triángulos, de crear todos los procesos de aprendizaje de las verdades universales a través de experiencias que permiten comprender el orden perfecto del universo y los principios y propósitos de la Creación.

El orden ascendente que va desde la ley de la naturaleza, la más básica de todas hasta la ley de amor, la mayor y más poderosa de ellas, este orden facilita la comprensión. Las leyes superiores siempre operan sobre las inferiores, porque tienen un nivel de jerarquía más elevado.

Teniendo en cuenta lo anterior nos damos cuenta que sobre la ley de la naturaleza operan todas las demás leyes e igualmente en ella se manifiestan la totalidad de los procesos universales, tanto los que permiten la creación como los que facilitan la comprensión.

Las leyes correspondientes al triángulo superior contienen un nivel de información mayor, de esta manera podemos comprender el orden jerárquico, puesto que, inversamente las del triángulo inferior por el simple hecho de manejar mucha menos información complican la vida de las personas que están en ese punto evolutivo, haciéndose correspondientes con procesos complejos precisamente para que puedan reconocer la existencia de las leyes y comenzar a fluir serenamente con el orden del universo.

Errar por ignorar

La ignorancia de las leyes conduce al humano a cometer muchos errores e intentar revelarse contra dicho orden, desconociendo que esto no es posible, pero, hasta que no lo haga no podrá verificar que así es.

Esta también es la causa por la cual estos procesos evolutivos son además de complejos muy densos y lentos. El proceso evolutivo en el triángulo inferior puede durar hasta treinta y nueve mil años, que va desde el primer nivel de conciencia hasta el tercero, mientras que el proceso a partir del cuarto nivel y hasta llegar al séptimo y último nivel de conciencia puede durar muy poco, apenas algunos años.

Con la información hasta ahora contenida en los anteriores artículos, hemos visto algunas de las consideraciones acerca de las leyes y de los procesos básicos de las mismas, a partir del siguiente artículo, comenzaremos a tratar una a una la leyes universales, siguiendo el orden de ascenso, lo cual significa que comenzaremos por la más básica de todas, la ley de la naturaleza.

Así amigo lector nos iremos acercando a la comprensión y reconocimiento de ellas, a descubrir que siempre están presentes en todo lo que existe y sucede en la cotidianidad de los seres humanos y que es imposible salirnos de ellas.

Te espero entonces en el artículo correspondiente al próximo sábado. Saludos para todos y muchas bendiciones.

Luz Stella Solano M.

Gracias por leer “Funcionamiento de las leyes universales”.  Si te gusto el artículo, déjanos tu comentario y comparte.

Leyes divinas que rigen el universo

Ingresando a esta página conocerás todas las leyes que rigen el universo y el efecto que producen cada momento, cada día en cada uno de nosotros.

Quiero conocer las leyes
Skip to content