Si puedes resolver el problema, ya no es problema; si no se puede, no tiene caso.