El presente se nos escapa cuando nos sentimos encadenados al pasado y torturados por el futuro.