La mano izquierda representa el pasado, la derecha el futuro, cuando se unen para orar o meditar.