Ninguna persona, lugar, cosa o situación tiene el poder de hacerme daño, si yo no lo permito.