La ignorancia y el ego nos llevan a creer que se puede adaptar las experiencias, las circunstancias y la vida a nuestros deseos internos.