Para adquirir la capacidad de aceptar la vida y sus procesos, es necesario realizar una limpieza mental.