La boca siempre expresa la abundancia o escasez del corazón.