No se trata de compartir tu riqueza con los demás, sino de hacerles ver la propia.