Cometer el mismo error dos veces ya no es un error, es una elección.