El verdadero amor se reconoce por lo que da, no por lo que exige.