Nunca recuerdes lo que das. Nunca olvides lo que recibes.

Ir al contenido