Antes de querer gobernar las vidas ajenas, controla la tuya.