El principal requisito para querer a otro, es querernos a nosotros mismos.