Al final te das cuenta que el enojo es contigo mismo, no con nadie más.