Si dejas de pensar en lo que puede pasar, empiezas a disfrutar lo que está pasando.