Nacimos con el poder de crear nuestra propia realidad. Si dudamos de este poder nos sentimos mal, entramos en discordia con nuestro ser.