Con bastante frecuencia hacemos lo contrario a lo que nuestro ser interior nos indica.