Damos lo que elegimos dar y recibimos de vuelta aquello que damos. De modo que, en realidad elegimos lo que recibimos.