Culturalmente aprendimos a actuar con egoísmo y envidia, aunque en lo más profundo de nuestro ser sabemos que no debe ser así.