Las dos herramientas más poderosas que existen para resolver problemas son la sonrisa y el silencio, la sonrisa los resuelve y el silencio los evita.