La vida es una ecuación matemáticamente exacta: “De lo mismo que das recibes” así que, si no te gusta lo que estás recibiendo, revisa lo que estás dando.