Somos seres divinos, viviendo una experiencia humana; no seres humanos viviendo una experiencia divina.