Todo cuanto existe y sucede tiene un porqué y un para qué; nada sucede por azar o por casualidad.