En el interior de todos existe un lugar, un refugio seguro y sagrado, adonde sólo podemos entrar nosotros mismos.