Creer que somos dueños de las cosas y de las personas, es un error que causa mucho sufrimiento.