Somos esclavos del sufrimiento, cuando nuestra mente se niega a aceptar la realidad presente y lucha por cambiarla.