No detengas lo que se quiere ir, ni ahuyentes lo que quiere venir