El cielo y el infierno no son lugares físicos: son estados mentales construidos internamente según nuestra forma de pensar, comunicarnos y actuar.