Mantén tu cabeza en el lugar perfecto, ni tan alta que te la puedan cortar, ni tan baja que te la puedan pisar.