Trasmite con tus ojos la dulzura, de alguien que camina por el mundo sin amargura ni atadura.