El verdadero amor consiste en aceptar a los demás tal como son, sin tratar de cambiarlos.