Una sola acción vale más que una tonelada de palabras.