Aunque tengas muchos bienes materiales, si no tienes paz interior, no tienes nada.