Para brillar no necesitas apagar la luz de los demás.