Tus pensamientos determinan tu carga, de ellos depende si eres libre y ligero, o pesado y agobiado.