Humildad es sinónimo de calidad, no de pobreza.