No permitas que tu mente racional te ponga la zancadilla a la hora de soñar.