Si crees que tienes todo, pero no tienes paz interior, en realidad no tienes nada.