Para plantar y cosechar necesitas constancia, para regar y esperar necesitas paciencia.