El cuerpo se enferma para que sane el alma.