La paciencia en un momento de enojo, previene mil momentos de tristeza y arrepentimiento.